EDITORIAL: Planificación sanitaria para cuidar la salud y también el empleo

0
1

Ushuaia, jueves 27 de mayo de 2021.- Todos estamos viviendo las consecuencias de la pandemia, y de las consiguientes medidas sanitarias. Después de 2020 donde un confinamiento desmedido fue la única herramienta a disposición para evitar la propagación y el contagio, comenzamos este 2021 con algunas expectativas puestas en la llegada de las vacunas y la posibilidad de, poco a poco, lograr la inmunidad comunitaria y la apertura económica.

Para Tierra del Fuego el turismo es una de las actividades claves y sin lugar a dudas, la más afectada. Entre 2019 y 2020 unas 16 mil personas vivían de esta actividad directa o indirectamente, es decir que unas 16 mil familias viven en la incertidumbre de la continuidad laboral.

El Programa de Recuperación Económica y Social (PROGRESO) destinado al turismo, o la floja temporada de verano, no logran paliar la crisis, a la que los empresarios locales ponen el hombro desde hace ya un año y medio.

Frente a un nuevo confinamiento nacional (y la posibilidad cierta que se repitan de manera intermitente), y con una campaña de vacunación que se demora, urge presentar una planificación sanitaria para una temporada de invierno. Recordemos que hay hoteles que van a cumplir 15 meses cerrados, y la mayoría que trabaja con un aforo del 20%.

Hoteleros, gastronómicos y transportistas, deberán ser alcanzados no sólo por subsidios y planes de créditos blandos, o exenciones impositivas. Junto a este paquete de ayudas, se debería evaluar seriamente, la creación de un pasaporte sanitario.

Con nuestra condición insular, Tierra del Fuego podría recibir turismo nacional e internacional para aquellas personas que ya fueron vacunadas con el cronograma completo de algunas de las vacunas que ya fueron aprobadas por Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) con la presentación, además, de un test de PCR negativo.

Habilitar la llegada de vuelos o de embarcaciones de manera directa para que puedan mantenerse las burbujas. Los turistas deberían ser recibidos por personal que también haya completado su proceso de inmunización, personal que además debería ser testeado regularmente. En este último punto sería muy lógico utilizar los test rápidos que ya se están fabricando en el Laboratorio del Fin del Mundo.

Son momentos difíciles y se requiere del máximo esfuerzo desde el Estado para no permitir que la economía se deteriore más aun, porque frente a los crecientes niveles de desempleo inevitablemente habrá mayor desigualdad y pobreza.

Dejanos tu comentario