Muerio Toty Vásquez

0
50

Al medio día de este miércoles se produjo su deceso en la Clínica CEMEP, donde fuera internado desde el día de ayer. Abraham Orlando venía desde años afrontando una enfermedad que lo tuvo mucho tiempo fuera de la provincia: finalmente -cuando la muerte se preanunciaba- regresó a nuestro Río Grande para recibirla en este lugar que fue el escenario principal de su existencia.

Toty fue el tercero de los cuatro hijos de Abraham Vásquez y Francisca Martinovich, y vino al mundo el 16 de junio de 1940. El padre, que inicialmente se había desempeñado en administraciones rurales y ase había mudo al pueblo llevando adelante su actividad en el orden gastronómico, e impulsando una institución que luego también sera objeto apasionado del existir de la familia El Club San Martín.

Conoció la escuela 2 en sus dos sedes: la que hoy es Intendencia de nuestro municipio, y más tarde la recién inaugurada escuela, donde confluían las dos avenidas.., débilmente delineadas en el contorno polvoriento de nuestra población.

Para continuar estudios secundarios fue enviado a Río Gallegos, en cuyo colegio salesiano se recibirá de Perito Mercantil.

Fue entonces el momento de retornar, y pronto lo veríamos en tareas mercantiles en la firma Waldron, y más tarde en la Concesionaria Ford. Fue entonces que ingresa a trabajar en finanzas municipal, donde pronto será contador. Néstor Nogar depositará su confianza en él, pero Toty ya había visto madurar su identidad justicialista, el credo de la familia, por lo que se dio la particular conjunción que fue secretario peronista de Finanzas, en días el que el intendente era Alberto Vicente Ferrer.

El golpe del 76, que vino a trastocar la vida los argentinos, también afectó la vida del secretaria; no hubo continuidad en su cargo entonces se embarcó en el mundo del comercio, de manera independiente. La casa comercial, que se llamaba Alberdi -por su viejo domicilio de Alberdi 294- pasará a ser Don Bosco, y bajo esa marca crecerán las Artes Gráficas y la librería.

Medio Río Grande pasaba por allí ni bien se sentía la llegada del avión, era el momento de recoger los diarios que diligentemente traía su hermano Nino y repartía colocando en cada uno de ellos el número que identificaba a los clientes.

La imprenta fue evolucionando tecnológicamente: desde una primitiva Minerva -similar a la que funcionara en la Imprenta Austral- se pasó a una planar, Garabenta-, y más tarde incorporó la tecnología Offset. Fue así que cuando llegue la hora de la sanción de la Constitución Provincial, en pocas horas se imprimieran los primeros ejemplares, que estarán disponibles al momento histórico de la jura.

A Toty le faltaba dar un paso por la política. Y esto fue así en su condición de legislador en el período 1995 – 1999. Terminado ese mandato continuará en una tarea para nada fácil: fusionar el instituto de previsión de la provincia con la obra social, tarea que encaró junto al doctor Héctor «Titi» Pena.

No podemos terminar de bosquejar lo que fue su vida sin dejar de hacer referencia a su importante gestión en el Club San Martín. Así como fuera jugador junto al Toto García; con los años integraría comisiones en las que había una suerte de rotación entre Pancho Mora y él, ambos se habían comenzado a conocer trabajando a las ordenes de Roberto Wilson, en la oficina local de Waldron, esa ferretería de perfil rural en un pueblo que poco a poco dejaba de ser aldea campesina. Toty vendría a ser activo testigo de los años en que se buscó y se logró tener una sede social propia par el Club, y más tarde el gimnasio. Hoy la entidad tiene a Piky, hermano menor de los Vásquez, al frente de la institución.

Los años le darían a Toty su retoño, de la unión con Claudina Alvarado  -Carmen- nacería su hija: Rosario, hoy encaminada en el mundo de la danza y el periodismo.

y aquí llegamos a un momento en que nos quedamos sin palabras. Porque Abraham Orlando Vásquez es mi primo, y la sangre que a veces apura el paso, en otros no nos deja avanzar. ¿Se agolpan en mi memoria tantas situaciones de vida! Relatos de episodios no vividos, porque uno -por ser menor- no fue testigo, historias de familia, ecos de un andar con nuestro escenario ciudad que hoy nos reúne junto a lo que fue.., al calor de las amistades ganadas día a día.

El ha sido un puntal que ha sostenido desde su empresa particular las quimeras periodistas que me asaltaron en diversos momentos de mi vida, y al rodar de las máquinas de la querida imprenta Don Bosco se hicieron tinta muchos sueños fueguinos.

Sus restos están siendo velados en la sede del Club San Martín, en tanto que sus funerales serán el jueves 25, a la hora 11.

Fuente: mensajerodelrio

Dejanos tu comentario